image used as white space
MSUcares header Link to home page
Logos of MSU, Extension Service, and MAFES Links to home page of website.

Familia, Juventud & Consumidore - Family, Youth & Consumer

La comida saludable puede encajar en los presupuestos apretados

Por Bonnie Coblentz

MISSISSIPPI STATE -- Los estudiantes universitarios que se mudan de la casa por primera vez están a menudo impresionados cuánto cuesta comer por día, y los precios altos del consumidor pueden hacer que sea más difícil que nunca comer bien en base a un presupuesto.

Los estudiantes universitarios pueden esperar gastar alrededor del 30 porciento de sus presupuestos en comida, dijo Susan Cosgrove, agente especialista en el manejo de los recursos de la familia, del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Mississippi. Especialmente en tiempos financieros difíciles, dichos estudiantes deberían identificar todas las fuentes de ingresos, luego ajustarse a un presupuesto mensual que cubra todas las expensas.

“Limite la cantidad de comidas no recomendables que usted compra. Ya que las porciones de los restaurantes son generalmente para dos personas, considere compartir una comida con un amigo o traiga las sobras a casa para la próxima comida,” dijo Cosgrove.

Otros consejos para comer afuera son evitar los restaurantes que tienen mozos, ya que estos lugares por lo general cobran más, y evitar los negocios donde se venden cafés caros y los bares de bocadillos.

Muchas facultades requieren que los estudiantes que viven en sus dormitorios compren los planes de comidas. Los estudiantes deberían considerar sus opciones con cuidado y seleccionar la comida que mejor se ajuste a su presupuesto individual. Cuando cocine, use pastas, frijoles secos y arroz como la base de los platos de entradas, para estirar los dólares destinados a comidas.

“Recuerde que cuanto más preparada sea una comida, el precio será más alto cuando quiera comprarla,” dijo Cosgrove. “Cocinar con ingredientes requeridos le ahorrará dinero.”

Mientras las sopas de fideos secos pueden ser una comida tradicional para los estudiantes de la facultad que tratan de comer barato, ese no tiene que ser el caso todo el tiempo. Las verduras y frutas congeladas y las enlatadas pueden ser ingredientes de comidas de bajo costo, pero asegúrese de que tengan bajo contenido de sodio y baja cantidad de azúcar. Compre productos frescos de estación para menores costos.

Otros consejos para ir de compras incluyen preparar una lista antes de ir de compras a la tienda y ajustarse a la misma para evitar los gastos impulsivos. Evite ir de compras cuando está con hambre. Compare los costos por unidad cuando compre los productos, y compre los que son más baratos por libra u onza, a menos que quiera que la porción más grande se pudra y tenga que ser tirada a la basura. Los productos en los estantes que están a la altura de los ojos son generalmente más caros que los que están en la parte de arriba o debajo de los mismos. Fíjse si hay ofertas especiales, incluyendo los cupones, y promociones especiales. Las marcas de las tiendas son a menudo menos costosas y similares en nutrición y sabor que las marcas nacionales.

Brent Fountain, especialista en nutrición humana del Servicio de Extensión, dijo que los estudiantes deberían ser cuidadosos para elegir comidas saludables dentro de un presupuesto. Muchas comidas no recomendables cuestan menos que la comida saludable porque están hechas con ingredientes más baratos.

“Usted pensaría que un producto que tiene 25 ingredientes sería más caro que un producto con un solo ingrediente, pero ese no es el caso,” dijo Fountain. “Una manzana o un jugo de manzana puro será más caro que el producto que contenga solo el 10 porciento de jugo de manzana, más agua, azúcares y saborizantes.”

Fountain recomendó a los estudiantes a hacer de las frutas y verduras la parte principal de sus dietas, aunque cuesten más que algunos otros alimentos. Planee con tiempo y evite las decisiones de comidas de último minuto y de repetir las opciones de cenas pobres. Es también importante no saltar ninguna de las comidas.

“Los horarios pueden ser apretados y puede ser dificultoso encontrar tiempo para comer, pero cuando usted lleva largos períodos de no comer, usted come típicamente más de lo que acostumbra,” dijo Fountain. “Usted puede también elegir bocadillos que son de alto contenido de azúcar y en grasa -- como las barras de caramelos y las bebidas gaseosas – que pueden satisfacerlo dentro del corto plazo, pero lo dejará más hambriento luego.”

Fountain sugirió comenzar el día con un buen desayuno que incluye frutas y leche. Coma un almuerzo moderado con frutas y verduras y termine el día con una cena modesta que incluya frutas, verduras, una carne o un alternativo de la carne, y un pan redondito preparado con harina de granos enteros.

“Puede que suene dificultoso y que lleve mucho tiempo, pero si usted planea los tipos de comidas que usted comerá y llenará los intermedios de su día, se dará cuenta que está comiendo más sano y está evitando los alimentos que no son tan saludables,” dijo Fountain. “No hay problema si come ocasionalmente el pollo frito o la hamburguesa y algún acompañante en el costado del plato, pero asegúrese de que esta es la excepción y no la regla cuando se trata de planear las comidas.”

-30-

Publicado 07/09/09