MSUcares Página Principa: Versión en Inglés | Versión en Español

Los acreedores y los recaudadores de deudas deben ser considerados

Por Patti Drapala

MISSISSIPPI STATE -- Los acreedores tienen el derecho a que se les paguen las cuentas, pero no tienen un cheque en blanco para usar bajo cualquier causa, para recaudar el dinero.

El congreso pasó el Acta llamada Fair Deby Collection, en 1997, para evitar que los acreedores y los recaudadores de deudas usen amenazas, lenguaje abusivo, información confusa y tácticas confusas, para obtener los pagos correspondientes. El acta fue escrita para promover las prácticas de recaudación de débitos en forma correcta, y para asegurar que la gente recibiera la información correcta sobre sus deudas.

La ley cubre lo relacionado con las deudas personales, familiares y los gastos del ama de casa. Ese tipo de deuda ocurre a menudo cuando la gente compra a crédito, pone a cargo de cuentas de crédito existentes u obtienen cuidado médico.

Cuando los consumidores gastan más allá de sus presupuestos y no pueden pagar a los acreedores, los mismos comienzan a tener deudas.

“Si usted usa tarjetas de crédito, tiene un préstamo o tiene hipotecada su casa, usted es un deudor,” dijo Bobbie Shaffett, especialista en el manejo de los recursos de la familia, del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Mississippi. “Si usted se quedó atrás, piense que un recaudador de débitos lo estará llamando.”

Los recaudadores de deudas no pueden llamar antes de las 8 a. m. o después de las 9 p. m. Si el deudor está de acuerdo con aceptar las llamadas fuera de este horario, el recaudador llamará.

Los recaudadores de deudas no pueden contactar las personas en el trabajo si el empleador no permite las llamadas personales, o desaprueba a los recaudadores que contacten el negocio de los mismos. Los mismos pueden preguntar a una tercera persona, o alguien que no sea el deudor, por una dirección, número de teléfono o lugar de trabajo.

“La ley protege a un tercero de ser arrasado, lo que significa que el recaudador de deudas no puede contactar esta persona más de una vez,” dijo Shaffett. “Si usted tiene un abogado, el recaudador debe contactar esa persona.”

El recaudador de deudas no puede notificar a ninguna otra persona que no sea el abogado del deudor, que la persona debe dinero.

Los recaudadores de deudas no pueden amenazar, intimidar, ser profanos o decir cosas falsas cuando los mismos contactan a una persona. Tampoco pueden abusar de su autoridad realizando llamadas y mandando notas para molestar o irritar a alguien para que pague.

Los consumidores pueden evitar las llamadas molestas, si es que escriben una nota solicitando al recaudador de deudas que no llame más. Cuando el mismo recibe esta nota, no debe llamar más. El recaudador puede notificar a la persona dueña del plan acreedor.

La nota no elimina la obligación del deudor de pagar sus deudas.

“El mandar una carta no elimina la deuda o hace que la misma desparezca,” dijo Shaffett. “Si usted debe dinero, el acreedor puede todavía demandarlo para obtener el pago.”

Una carta escrita puede proteger al consumidor ya que le informa al acreedor la causa por la cual el mismo no está realizando sus pagos.

La carta debería incluir una lista de los ingresos y de los gastos, como así también un plan para pagar a todos sus acreedores. El acreedor querrá saber si el deudor está tratando a sus deudores en forma justa, dentro de los límites de su ingreso, dijo Shaffett.

“No deje de pagar los créditos debido a que usted tiene problemas económicos,” dijo Grenell Rogers, agente especialista en el manejo de los recursos de la familia, en el condado de Oktibbeha. “Contacte sus acreedores, explique su situación y trabaje con ellos para realizar algunos ajustes.”

La persona que siente que el recaudador de deudas ha violado la ley, tiene el derecho de demandar en la corte estatal o federal, dentro del año de la fecha de la violación. El deudor podría recuperar los daños, costos de la corte y el honorario del abogado, si la acción ha fracasado.

Cualquiera que sea el problema financiero, el consumidor no debería tirar la toalla y olvidarse de sus deudas.

“Algunos acreedores pueden tener programas menos duros para aquellas personas que están luchando con sus finanzas,” dijo Rogers.

Los deudores pueden informar los problemas a la oficina del abogado general llamando a la División de Protección del Consumidor al 1-800-281-4418. También pueden contactar a la Federal Trade Commission al 1-877-382-4357. Las personas que usan teléfono de texto o TTY debido a problemas de audición pueden llamar al 1-866-653-4261.

-30-

Publicado 02/26/09