MSUcares Página Principa: Versión en Inglés | Versión en Español

La educación pre-nupcial ayuda a que las parejas se conecten

Por Patti Drapala

MISSISSIPPI STATE -- Los recién casados piensan que su futuro es color de rosa, pero antes de que se den cuenta, la relación se puede marchitar y la insatisfacción puede dominar la relación.

A menudo los problemas surgen inesperadamente porque las parejas no se preparan bien para el casamiento. Algunas no han invertido el tiempo suficiente para conocerse o no han explorado sus filosofías individuales sobre la familia, fidelidad, finanzas y peleas.

“Algunos de los problemas más grandes aparecen en el matrimonio debido a las expectativas irreales que ambos tuvieron de ambas partes,” dijo Tabitha Staier, especialista en educación de la familia, del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Mississippi. “Cada parte piensa que el casamiento cambiará las cosas desagradables de la otra persona, pero no es así.”

La novia y el novio se involucran a menudo en los planes de la boda, la cual hace que no planeen en el tipo de vida que llevarán juntos. Esto puede llevar a consecuencias desastrosas para los miembros de la pareja, quienes luego pensarán con quién realmente se casaron.

“Cuanto más tiempo están de novios, tendrán más chances de conocerse uno con otro, entender el comportamiento de cada uno y tomar una decisión sobre el potencial que la otra persona tiene como compañero de vida.,” dijo Staier.

Existen cuatro tipos particulares de comportamientos que predicen el estrés o el divorcio. Los novios o las parejas comprometidas deberían observar las siguientes señales de cuidado:

“Estos cuatro factores pueden destruir una relación,” dijo Staier.

El participar en clases de educación pre-nupcial puede ayudar a las parejas a medir objetivamente el riesgo asociado con la selección del compañero para casarse y aprender las cualidades para reducir el riesgo de estrés o divorcio.

“La mayoría de las parejas que pensaron en la educación pre-nupcial dijeron que están contentas de haber tomado esas clases,” dijo Staier. “Se sienten mejor preparados para manejar los desafíos que acompañan a lo largo de la vida del matrimonio.”

La presencia de los problemas en el matrimonio no significa que el matrimonio está terminado. Solo el 30 por ciento de los problemas que aparecen pueden ser resueltos de tal forma que no surjan nuevamente. El otro 70 por ciento son problemas perpetuos, lo que significa que la pareja tendrá que buscar una forma de escucharse, trabajar las diferencias o aceptar las mismas.

Uno de los problemas más grandes que pueden romper un matrimonio son las filosofías individuales sobre cómo gastar el dinero. Las finanzas pueden ser un tema solucionable o un problema perpetuo, dependiendo en cuán alejados están las filosofías de la pareja sobre los gastos y los ahorros.

“Las parejas a menudo tienen en cuenta sus preocupaciones sobre el dinero, pero el compartir íntimamente los problemas financieros debería ser un pre-requisito para poder casarse,” dijo Bobbie Shaffett, especialista en el manejo de los recursos de la familia, del Servicio de Extensión. “Las diferencias en los valores y expectativas pueden ser una fuente de conflicto.”

La clave para vivir con preocupaciones permanentes que involucra las finanzas, religión, política o familia, es aprender a discutir los mismos de tal manera que ambos se sientan entendidos. La educación pre-nupcial puede ayudar a las parejas a que aprendan a encontrar el espacio común para hacer esto.

Muchas iglesias tienen el reglamento que requiere que las parejas que planean casarse en dicho lugar, completen los consejos que les dá el ministerio respectivo. Este es un medio fácil para explorar sus ideas, goles y valores personales, en un contexto de un compromiso físico, emocional y espiritual uno con el otro. Los consejeros profesionales y terapistas también ofrecen servicios, pero cobran por estas sesiones.

Las parejas también pueden visitar las oficinas de Extensión de sus condados para información o fijarse en el sitio de Internet llamado “Iniciativa de los Casamientos Saludables en Mississippi” en http://www.MarriageMississippi.com.

“Una boda es un día de alegría, pero un casamiento es un compromiso para toda la vida,” dijo Staier. “Aliento a cada pareja a que tomen clases de educación pre-nupcial de tal forma que se puedan preparar muy bien para vivir juntos toda la vida.”

-30-

Publicado 01/15/09