MSUcares Página Principa: Versión en Inglés | Versión en Español
Las compras de los alimentos para las fiestas aprietan los presupuestos

Por Bonnie Coblentz

MISSISSIPPI STATE -- Las cuentas debido a las compras de alimentos se encuentran a menudo escondidas, pero representan sustanciales gastos de las fiestas, y las familias deberían comprar con cuidado y ajustarse a sus presupuestos para evitar que los gastos se escapen de las manos.

Bobbie Shaffett, especialista en el manejo de los recursos de la familia, del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Mississippi, dijo que el costo de los alimentos subió el 7 por ciento en el 2008. Las familias gastan típicamente un promedio del 12 al 15 por ciento de su presupuesto en alimentos.

“Las familias pueden gastar fácilmente dinero extra en las compras de alimentos desde el día de Acción de Gracias hasta la fiesta de Navidad, como lo hacen habitualmente durante un mes típico,” dijo Shaffett. “Para preparase para este gasto extra, gaste menos en alimentos antes de las fiestas, disponga algo más de su presupuesto para esta ocasión y luego ponga sus propios límites de gastos.”

Shaffett sugirió dos formas en que los consumidores pueden mantenerse bien con sus presupuestos y gastos. Una forma es usar el dinero en efectivo solamente y dejar de gastar cuando no se cuenta más con el mismo. Aquellos que usan tarjetas de débito o de crédito pueden colocar un indicador a dicha tarjeta para fijar un límite de gastos. Cada vez que se use la tarjeta, escriba cuanto se gastó.

“Piense cuanto puede afrontar, y luego pare de gastar cuando usted llegue a dicho punto,” dijo Shaffett. “Los consumidores tienen que controlar sus gastos.”

Mary Linda Moore, agente de Extensión, especialista en los recursos de la familia en el condado de Alcorn, dijo que una forma de controlar los gastos es incluir el costo de los alimentos extras en el presupuesto de las fiestas.

“Las comidas de las fiestas pueden costar mucho, especialmente cuando usted suma los gastos en bocadillos y otros platos preparados para otras reuniones, durante la época de las fiestas,” dijo Moore.

Ella sugirió que las familias se fijen en el presupuesto general de las fiestas y decidan qué parte del mismo puede ser gastado en alimentos. Luego haga una lista de todos los alimentos típicamente comprados para el Día de Acción de Gracias, Navidad o para las comidas del Año Nuevo.

“Queremos hacer lo que siempre hemos hecho para estas fiestas, pero este año posiblemente necesitemos cortar un poco los gastos,” dijo Moore. “Si las comidas de las fiestas siempre incluyen pavo y jamón, y opciones para cada plato acompañantes, puede ser tiempo de eliminar alguno de ellos para ahorrar algo de dinero para otras cosas.”

Comprar los ingredientes para las recetas que requieren muchos de dichos ingredientes puede hacer que la cuenta aumente. Los alimentos convenientes, ya sea empaquetados congelados o platos frescos del deli, típicamente cuestan más que los mismos platos preparados en casa.

“Cuanto más procesado es el alimento y cuanto más preparado es, cuesta generalmente más,” dijo Moore. “Los consumidores pagan por el ahorro de tiempo y la conveniencia.”

Antes de ir de compras, tenga presente la lista de los alimentos que necesita. Use los avisos de los diarios para encontrar los mejores precios, busque el mejor precio de un producto por unidad entre los estantes y piense en usar los alimentos genéricos en vez de los de marca.

“Mientras yo insistí en comprar una cierta marca de ciertos artículos, la mayoría de las veces no puedo diferenciar entre un producto de una marca del negocio y uno de marca nacional,” dijo Moore.

No es muy temprano para comenzar a planear con tiempo y comprar alimentos secos o congelados que puedan ser almacenados para las comidas de las fiestas. Comprando algunos artículos en un momento dado, puede estirar los gastos y hacer más fácil la integración de estos gastos en el presupuesto normal de los alimentos.

-30-

Publicado 11/13/08