MSU CARES logo

Versión en
Español MSUcares Página Principal

Versión en
Inglés MSUcares Página Principal


El uso de las consecuencias para ayudar a que los niños aprendan

por Micki Smith

MISSISSIPPI STATE – El problema con el castigo en los niños es que el objetivo principal es que ellos sufran. El sufrimiento por sí mismo no es una muy buena forma de enseñar. De echo, el sufrimiento no tiene sentido a menos que se aprenda del mismo. Una de las mejores formas de enseñar a los niños la obediencia es el uso de las consecuencias. Las consecuencias tienen la intención de enseñar a los niños más que castigarlos.
Wallace Goddard, especialista en familia del Servicio Cooperativo de Extensión de Arkansas, enlista varios consejos para usar las consecuencias para disciplinar a los niños:

*Las mejores consecuencias son aquellas que son el resultado lógico de la elección del niño. Por ejemplo, si un niño falla en poner sus ropas sucias en la canasta de ropa sucia, la consecuencia natural sería que al dia siguiente él deberá usar sus ropas sucias. Si el niño no completó las tareas asignadas o de la escuela, la lógica consecuencia será que él debe completar sus tareas antes de que pueda ir a jugar o ver televisión.

*Las consecuencias deben ser aplicadas de tal forma que sean una ayuda. Si las consecuencias duras son aplicadas con enojo, se transforman en castigo. La prueba verdadera de las consecuencias es si las mismas expresan o no el resultado natural y razonable de la elección del niño.

*Prepare a los niños para el éxito más que para el fracaso. Por ejemplo, si usted espera que su hijo - - en especial su hijo más chiquito – recoja los juguetes antes de que salga afuera a jugar, ayúdelo a que comience a juntar. Si usted realiza el trabajo sin que el niño ayude, no le está enseñando a ser responsable. Si usted lo abliga a guardar los juguetes fríamente, usted está iniciando una pelea. La mejor manera de trabajar con niños es usar una combinación de diplomacia y corage, que los ayudará a que empiecen a recoger los juguetes.

* Recuerde, existen momentos en que las consecuencias no son apropiadas. El buen sentido debe poner límites en las consecuencias. Por ejemplo, no permita que el niño tenga un accidente para enseñarle sobre seguridad!. La compasión también pone límites a las consecuencias. En las raras ocaciones en que el niño está lleno de órdenes, haga de voluntario para lavar los platos que le corresponden a él. Si el niño tuvo un mal día, él necesitará más bien un consuelo más que consecuencias, por no haber realizado las tareas de la casa.

* El uso apropiado de las consecuencias es una cualidad vital para que los padres desarrollen. De acuerdo a Goddard, muchos padres tienen la tendencia a proteger sus hijos demasiado, o a pedirle y castigarlos demasiado. Algunos padres se sitúan entre éstos dos extremos. Dése cuenta de sus tendencias. Si usted tiende a sobreproteger a su niño, posiblemente usted necesita mejorar sus cualidades con respecto al uso de las consecuencias. Esté listo para ser amigable pero firme. Si su tendencia tiende a ser dura con los niños, usted se puede beneficiar al usar las consecuencias como una forma de de enseñar asu hijo las ventajas de actuar en las formas deseadas.

Publicado: 06/21/04
Contáctese con Frida Bonaparte al tel 662 325 3317

A black line that separates the body text from footer information